SOFTWARE DE
EMAIL MARKETING PARA TODOS

Abra una cuenta Mailpro y disfrute 500 créditos gratis

La Historia de Max

Max es un loro guacamayo azul y naranja divertido, inteligente, leal, extremadamente útil, comunicativo y confiable nacido en la jungla panameña del Darién. Creció ayudando a su comunidad de loros a transmitir mensajes a través de la jungla a otros loros, difundiendo la información sobre dónde encontrar árboles con suficientes nueces para sobrevivir en una jungla donde, desafortunadamente, la deforestación estaba creciendo y amenazando a su especie. Se le enseñó desde muy temprana edad que los humanos eran la causa de todos sus problemas. Pero muy dentro de él, Max pensó que tal vez si podía hacerse amigo de los humanos... si podía hacerles entender el daño que estaban causando... Tal vez podría cambiar la dirección de las cosas... Así que cada vez que podía, se colaba y aprendía español de los trabajadores humanos en la jungla.


Max cumplió 18 años y estaba harto. Sabía que no era como otros loros y que no quería pasar su vida tratando de sobrevivir encontrando árboles de nueces, quería solucionar el problema. Sabía que era diferente, tenía habilidades que ningún otro loro tenía y estaba cada vez más frustrado por no poder usar esas habilidades. Quería hacer algo grande, algo que cambiara su vida, y la vida de su especie para siempre.

A la edad de 18 años, Max decidió aventurarse y usar sus increíbles habilidades de comunicación para ayudar a los humanos a difundir sus palabras y mensajes en todo el mundo y, al mismo tiempo, crear conciencia sobre su especie y el peligro que enfrentan actualmente debido a la deforestación. Decidió hacerse amigo de los humanos para cambiar la dirección de su destino.

Una tarde, Max se despidió de su familia en la selva y voló a la ciudad de Panamá. Cuando llegó por primera vez, se sorprendió al ver una ciudad así. Se puso nervioso, no estaba acostumbrado a ese tipo de paisaje. Así que comenzó a buscar algo con lo que se relacionaría o se sentiría familiarizado, y luego vio un edificio que parecía un taladro gigante. Había visto humanos con grandes taladros en su jungla y, al reconocer su forma, decidió echar un vistazo más de cerca. Así que aterrizó en el balcón del piso 44 de la Torre FF en la ciudad de Panamá. Miró cuidadosamente dentro cuando se dio cuenta de que había humanos dentro de la ventana. Estaba asustado, pero decidido a cambiar las cosas...

Max llega a las oficinas de Maxony Inc.

Max comenzó a gritar afuera de la ventana de la compañía y cuando el personal de Maxony abrió la puerta, rápidamente se dieron cuenta de que no era como ningún otro loro. Podía hablar perfectamente el español, y no se callaba. Le dieron algunas semillas de girasol que tenían en la cocina y algo de agua, y él les explicó cómo quería ser amigo de los humanos para que amáramos a su especie y nos hiciéramos conscientes del daño que los humanos están causando a su especie.


Tenía curiosidad por el tipo de trabajo que los humanos estaban haciendo en esa oficina, por lo que le explicaron que ayudan a las personas a entregar mensajes a través de correos electrónicos. Se sorprendió, porque Max era un experto en la entrega de mensajes. Los humanos también se sorprendieron al ver cómo Max encajaba en la cultura de la empresa de muchas otras maneras. Su nombre coincidía en parte con el nombre de la compañía, y también era muy amigable, servicial y divertido. Todas las cosas que son valoradas y apreciadas en Maxony Inc.

Así que Max decidió quedarse en Maxony por un tiempo, ayudando a otros a entregar mensajes y ha sido fantástico. Se ha adaptado a la cultura de Maxony, y es feliz.


Max ahora tiene el título de experto en entrega en Maxony Inc. Y esperamos que pueda quedarse con nosotros durante mucho tiempo.

Plataforma para el envío de correos electrónicos de marketing

Abra una cuenta Mailpro y disfrute
500 créditos gratis