Los procesos de desinscripción odiados por los prospectos


La cancelación de la suscripción es una opción obligatoria en sus correos electrónicos y no se debe considerar como el final de una relación con posibles clientes. De hecho, un prospecto que anula su suscripción puede muy bien suscribirse de nuevo más tarde. Es por eso que es importante elegir un proceso de cancelación de suscripción que no moleste a sus clientes potenciales. El punto crucial a considerar para la cancelación de la suscripción es que debe ser simple, intuitivo y, sobre todo, rápido. Lo primero que debe evitar es la confirmación de la dirección de correo electrónico. A priori, si el prospecto hizo  clic en el enlace para darse de baja en un correo electrónico esto significa que recibió el correo y no hay necesidad de pedirle su dirección de correo electrónico porque de hecho ya usted tiene la confirmación. Incluso si es tentador hacerlo para recibir comentarios, es mejor evitar el cuestionario de cancelación de la suscripción con una docena de preguntas. El cliente potencial no quiere responder preguntas adicionales en este momento, será más fácil para él detener el procedimiento de cancelación de la suscripción y enviarle con los no deseados. Puede permitirse una pregunta como: "¿Por qué quiere darse de baja? Y una opción de tres o cuatro respuestas "Ya no me interesa", "Recibo demasiados correos electrónicos", "Nunca quise recibir estos correos electrónicos", etc. Identificará la queja principal sin molestar a su cliente potencial. Obviamente la cancelación de la suscripción se debe hacer en un navegador con unos pocos clics. Olvídese de las soluciones en las que obliga a sus clientes potenciales a presentar una solicitud por correo electrónico. Prueba Mailpro hoy y recibe 100 correos gratis.
No se aceptan más comentarios

UTILICE LA SOLUCIÓN SUIZA N°1 DE EMAILING PARA PYMES, MAILPRO!

Mailpro